Hábitat BA, feria de diseño sostenible

Mañana sábado 19/01/2019, de 16 a 21 hs es nuestra Feria Hábitat BA de diseño sostenible en el Patio de los Naranjos del Centro Cultural Recoleta.

Participan:  @baummarg @plantasomos @somosdacal @holamaminas @guardabosques @carlaandrea.tdf @hola.pina @estanciaalvarez @baiculturaambiental @mybruselas @biotico_sustentable @oficio.mudo @boobamaras @rolfandrudoph

Cura: @faunaquerida (AKA Mel).

Link a la actividad en @elrecoleta: http://www.centroculturalrecoleta.org/agenda/ciclos/el-corazon-en-vidriera

Podés leer acá las ideas detrás de esta feria:

Me fascina conocer a las personas y las historias detrás de las marcas y los objetos. Desde los objetos antiguos en un mercado de pulgas, hasta los objetos nuevos, diseñados por gente inspirada o conmovida por algo, que lo hace intuitivamente, con intención, y le transfiere a ese producto algo único, que se percibe a lo lejos.

Cuando me llamaron del Centro Cultural Recoleta para curar esta feria, me interesó principalmente la oportunidad de conectarme con creadores. Pero no cualquier creador, sino aquellos que diseñan buscando minimizar el impacto sobre el planeta.

Quiero destacar un par de cosas:

Es casi imposible no tener impacto, por lo menos hoy en día. Las variables a contemplar son miles.

Desde la obtención de la materia prima hasta la elaboración de los materiales; el consumo hídrico y energético; las emisiones de carbono; la contaminación; la huella hídrica y energética durante su ciclo de vida; la durabilidad y la forma en que podrá ser tratado una vez que ya no cumpla su función. Y acá ni siquiera me meto en la justicia social hacia los trabajadores ocultos en estas cadenas de valor. 

La complejidad es tal, que por ejemplo algo orgánico no garantiza que sea sustentable, y que algo súper plástico puede ser menos nocivo si cumple su función con eficiencia y si es de larga durabilidad.

El producto ideal es uno que insume poco y nada de recursos, que se regeneran con facilidad, que sea compostable, etc.

Por lo pronto, la mejor opción que yo veo es realmente la de Vivienne Westwood de comprar poco, elegir bien y hacerlo durar. Agregaría: “a alguien que conozcas sus intenciones y sus valores, y de tu propia ciudad”, aunque eso haría al slogan menos impactante, y también podríamos decir que eso está contemplado en “elegir bien”.

Tratar de tomar las mejores decisiones desde nuestro lado de la cuerda. Por ejemplo: comprar un cubrecama de algodón orgánico -al margen de la cantidad de agua que insume su cultivo- y usarlo en una cama donde se suben perros y gatos, que van a hacer que haya que lavarlo seguido hasta arruinarlo, es una compra con buena intención pero una mala decisión. Por decir un ejemplo.

Yo no conozco marcas perfectas, pero sí conozco gente que está haciendo, desde su lado, productos que nos ayudan en esta transición. Y algunos de ellos son los que participan de la feria.

Creo que aparte de productores, son grandes comunicadores de la forma en la que tenemos que empezar a experimentar nuestro hábitat, que empieza por nuestra piel, pasa por la ropa, el hogar, el barrio, la ciudad, el país, el planeta, y afecta a todos los seres que lo habitan.

Está bueno vernos bien, sentirnos bien con nosotros mismos, que nuestro hogar refleje nuestra identidad, etc. Es parte de ser humano. Pero también está bueno el ejercicio de pensar a cuánto somos capaces de achicarnos por el bien común, por el hábitat compartido.

Otra cosa que quiero resaltar es que somos miopes. Tendemos a preocuparnos por lo que tenemos más cerca. Supongo que el patriotismo tiene que ver con eso: aunar a una población por el cuidado de un territorio. Me genera sentimientos encontrados. Por ejemplo, yo hablo de defender a la fauna argentina porque es la que está cerca, y porque hablo un idioma común (aprox) con los habitantes de este país, entonces me limito a esta audiencia. Pero eso no significa que los animales de otros países me importen menos. Apelo a la proximidad porque me parece eficaz, pero nada más.

Un poco en esa línea es que la feria se llama Hábitat BA. Me interesa que nos convoque, que nos conozcamos más los que estamos en esto, como creadores y consumidores. Que tejamos más redes o estrechemos las que hay. Compartimos esta provincia, y somos muchos pensando nuevos modelos, fracasando y probando de nuevo. Teniendo alguna clase de éxito.

Es difícil cortar con el ruido de la publicidad. Está por todos lados, juega con nuestras mentes. Nos convence de que nos gustan mil cosas. Y de que las necesitamos. A veces es imbatible. Sobre todo si le damos lugar, si nos exponemos a eso. Normalmente, siento que exitosamente logro vivir al margen. Pero a veces me encuentro en situaciones donde no me reconozco, donde -en palabra de novio- parezco poseída, levantando objetos de mostradores. Están hechos para eso y los saben hacer bien!

Por eso me parece bueno darle un lugar más visible a las personas detrás de las marcas amables, a sus ideales, a su pasión, al camino que llevan hecho y a sus conclusiones. Lo mejor es tratar de consumir poco, pero de hacerlo, mejor comprarle a ellos! Nuestra compra es un voto de confianza, una señal de que van por la buena senda, visibilizando lo invisible, sacando a la luz lo que las corpos se esfuerzan tanto en borrar.

Todo lo que nos rodea, todo lo que usamos es el reflejo de un vínculo que tenemos con un montón de personas y de otros animales. Muchos de esos vínculos tienen la cara borroneada. Propongo elegir vínculos claros, visibles, qué cuentan cómo lo hacen. Propongo cuidar esos vínculos y honrarlos, saber de ellos lo más posible, y volver a elegirlos cuando de verdad vuelve a ser necesario.

 

 

 

0 comments on “Hábitat BA, feria de diseño sostenible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *