Pañuelo “Alegría”, Perro Real

$780,00

Solo quedan 1 disponibles

Descripción

Preventa del Pañeulo “Alegría”, por Sol Linero para Perro Real, a beneficio de los perros de Proyecto 4 Patas

Mide 40 x 40 y es tanto para perro como para humanes!

Perro Real es la línea solidaria con los perros y gatos sin hogar de Fauna Querida. Hacemos productos de diseño para recaudar fondos para ONGs que rescatan perros y gatos sin hogar. Los desarrollamos de forma colaborativa junto a artistas.

Séptima colección de Perro Real x Sol Linero ♡

Alegría, una perra sin raza, singular, único e irrepetible. Los perros son familia y la familia no se compra. Los perros se adoptan.

Sol Linero es una diseñadora e ilustradora egresada de la Universidad de Buenos Aires. Sus ilustraciones están llenas de detalles y colores, focalizadas en productos infantiles como rompecabezas, libros y memotests. Entre sus libros más reconocidos se encuentran “The 50 States”, “50 Cities of the USA” y “I spy the 50 States”.

sollinero.com

+ info sobre esta colección aquí: https://www.faunaquerida.com/2020/08/perrorealxsollinero/

En esta ocasión, la colección viene con dos amigas de otras especies: Elefanta y Rinoceronta. Habla del problema del encierro de los animales en los zoológicos, y cómo debemos dejar de consumir este espectáculo triste de animales deprimidos, para que se dejen de capturar y exhibir.

Esta colección viene con su historia:

Fuerza, Alegría, Libertad

– el cuento detrás de la colección –

Un día encontraron un animal desconocido y pelado en la calle. Fue a parar a un zoológico

como la nueva atracción. ¡La noticia hizo furor en el diario! Seguramente iban a vender muchas entradas para ver a este nuevo animal raro.

La acomodaron en una jaula entre la bebé elefante y la bebé rinoceronta, por su piel rugosa y seca parecida. La llamaron elonte.

Las tres estaban tristes porque en el zoológico no tenían suficiente espacio para correr y jugar, y no había ni más elefantes, ni más rinocerontes… ni mucho menos elontes, el animal recién descubierto.

Las personas les pasaban por al lado, y les daban de comer porquerías que se vendían en el kiosco del zoo, pero nadie se daba cuenta de lo tristes que estaban las tres.

Un dia, a la elonte le creció un pelo y todos se dieron cuenta de quién era en realidad… ¡Una perrita! Estaba pelada porque, en la calle, los perritos abandonados se enferman y dejan de parecer perros.

Esta vez la noticia no salió en los diarios, pero los verdaderos amantes de los animales se enteraron y la fueron a buscar para adoptarla.

Cuando llegaron, vieron lo tristes que estaban ella, y sus compañeras de jaula: la rinoceronta y la elefanta.

Había muros pintados con paisajes de la sabana africana, con elefantes y rinocerontes y muchos colores. Pero una pintura nunca puede reemplazar la compañía de elefantes, rinocerontes y perritos de verdad. Ahora que lo decimos en voz alta, ¡suena bastante razonable!

Los dueños del zoológico no veían la tristeza de los animales. Estaban muy entretenidos contando billetes que le habían dado todos los visitantes.

Y los visitantes habían pagado la entrada porque no se daban cuenta de que los animales también se ponen tristes cuando están encerrados, ¡igual que las personas!

Por suerte, los amantes de los animales se las llevaron a las tres juntas – a la perrita, la elefanta y la rinoceronta- a un santuario muy grande y espacioso, con pastos, árboles y arbustos reales, y con más elefantes, elefantas, rinocerontas, rinocerontes, perritas y perritos.

Ese fue su nuevo hogar. El santuario es el lugar donde los humanos protegen a los demás animales, de verdad. Allí no se venden entradas, porque no es un circo ni un zoológico.

Allí, en el santuario, sabían de la tristeza, el aburrimiento, la soledad y el encierro que habían pasado estas tres hermanas de diferentes especies. Así que -como inauguración de su nueva y feliz vida- las llamaron Fuerza, Alegría y Libertad.


Los productos fueron pensados para llevar a estos personajes y su mundo a tu casa, a tu vida y la de tu familia. Para chicos y para adultos que llevan a su niño interior bien afuera.